De la cocina a las estrellas.

No sé por qué estoy escribiendo si no me apetece. Tenía un par de anotaciones en el cuaderno para escribir de alguna gilipollez, pero he intentado redactarlas de 5 maneras diferentes y ninguna de ellas me convence. Supongo que esta mañana cuando las escribí me encontraba bien y ahora no tanto. Es lo que pasa cuando a una tarde de pesadilla laboral se le unen por la noche unos ojos que se cierran y unos momentos de introspección.

Alguna conclusión? Bueno, como decía el título del último disco de Onion, siempre ando un poco standing by for a disaster. Realmente no es siempre, es sólo cuando bajo la guardia emocional. Suficiente, no?

¿Es la felicidad el espacio que hay entre los momentos difíciles?
Sigue sin apetecerme escribir.

UN MOMENTO RAFA. A QUÉ VIENE TODO ESTO?
Muy fácil. Es mi blog, puedo hacerlo!

¿Cuánto tiempo me seguirá durando este escepticismo vital? A veces siento que la vida me va a dar otra colleja y me va a volver a quitar el bocadillo, pero me la suda. Yo prefiero quedarme con media sonrisilla burlona en plan John McClane en La jungla de cristal y hacer chistes sobre alguna nadería.
Mira que mola Die Hard.
Putos recreos.
Puto Chuck Norris.
(fans de Dogdgeball akak Cuestión de pelotas, bienvenidos)

Acabo de tener una buena idea. En vez de colgar esto y arrepentirme mañana, lo pondré como borrador y ya tomaré la decisión. Ah… la tecnología.

Acabo de tener una mala.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s