Nopodemosmas, diario de una moto

Esta semana he terminado la 4ª temporada de The Shield, lo cual no deja de ser una pequeña putada porque 13 episodios saben a poquísimo. Afortunadamente mis rezos y súplicas han funcionado y las temporadas 2ª y 3ª de 24 han sido reeditadas , con lo cual el hueco dejado por Vic Mackey podrá ser suplido a tiempo por Jack Bauer. El que haya visto algo de alguna de estas dos series sabrá que constantemente se maneja la palabra “safe” referida a “mantener a salvo”. Teniendo en cuenta que lo contrario de “safe” es “a la que te descuides puedes acabar jodido”, podemos afirmar que esta terminología no hay porque usarla jamás en el día a día de una persona normal en cualquier barrio. Cualquier barrio que no sea el mio, claro.

Me explico. Como el servicio de entrega a domicilio del Mercadona es más exquisito que el portero de Gabana, el martes por la mañana pillé la mochila para acercarme al que hay en Hilarión Eslava pero cuando me fui a subir a la moto… ví que le habían arrancado media guantera. Fue extraño, ya que en aquel momento no me alteré demasiado, como si aquello tuviese que parecerme normal por el mero hecho de tener la moto en la calle, pero según iban pasando las horas mi cabreo iba creciendo.

De hecho sigue creciendo.
Esta mañana he visto que en uno de los tornillos de la rueda delantera había una mínima mancha de rotulador de pintura amarillo. Apenas es una línea de un centímetro, pero ahora mismo en mi cabeza todas las teorías que dicen de una forma u otra que es una señal que ha dejado alguien ya que [aquí va una teoría conspiranoica cualquiera] y eso quiere decir que me van a robar la moto ya mismo. Van a dejar la rueda atada en la cadena y se van a llevar el resto, lo estoy viendo.

La suma de todo esto más una conversación salida de la nada con una chica que me dice que tiene una moto igual que la mia desde hace un año y ya es carne de desguace, ha provocado que yo ahora me sienta como Mel Gibson en Arma Letal, despertando sudoroso a media noche agarrado a mi 9 milímetros. Claro que para que esto ocurra primero hay que dormir, y si me duermo no me puedo asomar por la ventana cada 15 minutos para comprobar que la puta Vespa sigue en su sitio.

De repente siento que la palabra “safe” tiene mucho sentido para mi.

ACTUALIZACIÓN
Por lo que he visto en los comentarios, la recomendación unánime es que consiga una plaza de garaje con unos cuantos gitanos en la puerta. Bien, lo de la plaza está al caer pero lo que ya he conseguido es… lo otro.

[Escuchando: 05 – Love Theme – Vangelis – Blade Runner (4:57)]
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s