Santa María de Castellabate (part one)

Un folio y un bolígrafo, con esto es con lo que estoy escribiendo este post. Cuando vuelva a Madrid tendré que transcribirlo todo pero no importa: esto pesa menos que un portátil y no se le acaba la batería. “Rafa, tú no tienes portátil” Sí, eso también es un punto a tener en cuenta.
Había pensando en escanear las hojas y hacer de eso el post, pero si tenemos en cuenta que yo apenas soy capaz de leer mi propia letra esto no parece una buena idea.

Ahora mismo estoy en un avión de Alitalia, asiento 12C, volando hacia Roma donde tengo que hacer la conexión. Lo de facturar en Madrid y esperar que mi maleta vaya a salir en Nápoles me parece un acto de fe aunque lo cierto es que no hay plan B. Todavía no he visto ningún libro de autoayuda titulado MIEDO A FACTURAR? pero a mi me da que funcionaría…

Por cierto, la duda de quién ganó ayer en el Eurobasket, si Alemania o Italia, ya no existe: los jugadores de la selección italiana van en mi avion. Clase turista. Que alguien le vaya partiendo una costilla a Novitzki.

13.58 // 13 sept. // Sonando The Evens

————————————————————————-

Por momentos me está dejando de sonar el auricular izquierdo y eso, dada mi situación, ES UNA PUTADA. Han pasado 10 horas desde que salí de casa y aún no he llegado. Ahora estoy en un tren de cercanías destino a Agropoli, pueblo a media hora de Santa María de Castellabate donde se celebra la boda. El paso por Nápoles ha sido breve pero notable. Lo poco que he podido ver me ha parecido bastante feo pero eso da igual, lo que nunca podré olvidar de este lugar es su concepto de conducción.
Probablemente al abrir un libro de autoescuela napolitano la única frase que podamos leer sea “NO TE CHOQUES”, claro que también cabe la posibilidad de que los habitantes de esta ciudad sean todos caballeros Jedi y se valgan de la Fuerza para llevar el coche. I don’t wanna know.

El tren acaba de hacer la primera parada ¿Dónde? Ni idea. No lo anuncian por megafonía y fuera está tan oscuro que no se leen los carteles.

APUNTE: Dirigirme en inglés a gente que habla un idioma tan (aparentemente) parecido al mio me hace sentir un poco imbécil. Sobre todo cuando no me entienden en inglés pero sí en español.

20.37// 13 sept. // Sonando Snapcase

————————————————————————-

Ya es de noche. Estoy en la habitación del hotel y a mi derecha oigo las olas. Háblame del mar marinero, que si me hablas del viaje de ayer me pego un tiro. 12 horas y media.

En las menos de 24 horas que llevo aquí he probado [INCISO: en la tele están echando Walker. En una pelea le clavan a Chuck Norris un puñal en el estómago. Termina la pelea y su compañero, el sheriff negro, le advierte de tal suceso como si le estuviera diciendo que se le ha quedado un cacho de lechuga en el incisivo. Walker asiente sorprendido] Decía que he probado pizza, penne (chistes donde siempre), spaghetti, otra cosa que no me acuerdo y la mejor mozzarella del planeta Tierra. Los capuchinos también son cojonudos a decir verdad. Supongo que debía haberlo dicho antes, pero es la primera vez que estoy en Italia.

¿Me he pasado entonces el día comiendo? En absoluto, tomar el sol también se está llevando una gran parte de mi tiempo aquí. Ahora me voy a cenar con unos amigos de Rafa de Nebraska y luego me parece que toca ensayo de la borrachera de mañana. Doy por compensado el viaje de ayer.

21.22 // 14 sept. // Suena Pelican… y de fondo el mar, claro.

————————————————————————-

Estoy en algún punto sobre Nápoles y Roma esperando no perder la conexión por el retraso que lleva el vuelo.

Ayer se casó Rafa.

Llevo un rato pensando cómo continuar.

Ahora he tachado un párrafo entero.

Vale, ya sé por qué no puedo escribir: sigo en la boda. Todavía me duran el sueño y la resaca, me sigue resonando en la cabeza aquel cuarteto de viento que despidió la ceremonia con el Ziggy Sturdust de Bowie, creo que aún tengo en los tobillos arena del baño que nos dimos en la playa a las tres de la mañana y por supuesto, lo que tengo grabado en la retina, es la cara de satisfacción de Rafa y Elena por haber reunido a tanta gente de todas partes en el último rincón del sur de Italia, uno de los lugares más increíbles en los que he estado jamás.

Felicidades una vez más y, por si no os lo dije antes, gracias.

boda-rafa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s