Spice up your fuckin’ life

Hubo un tiempo en el que el ciudadano de a pie todavía tenía la oportunidad de decidir.

Así es, tener una opinión formada sobre a cual de las Spice nos tiraríamos(*) no sólo nos hacía más libres, sino que nos permitía posicionarnos y reafirmarnos públicamente a través del reconocimiento de nuestro fetiche.

 

Eso era antes.

 

A pesar de todo me dan ganas de ir al concierto… cosas mias.

(*)A cual nos tiraríamos PRIMERO, claro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s