Agustín

"…Heineken, por la campaña Hoy no es San Valentín" Funde a negro.

Hoy os quiero contar la historia de Agustín, marido de Herminia y vecino nuestro hasta que yo cumplí 7 años. Herminia, ama de casa. Agustín operario en la fábrica de Martini. 

De mis visitas a su casa tengo algunos recuerdos, como que tenían el típico salón museo que sólo se abre cuando hay visita, algo así como la némesis del anuncio de Ikea del megáfono. De todos los objetos que abarrotaban el salón, había uno que me superaba conceptualmente: una placa, un premio otorgado por la empresa al haber llegado puntual todos los días durante quince años.

Quince años. Fuck my ass.

Para mi en aquel momento aquello es como si me hubieran dicho que Agustín tenía la polla del tamaño de un chopped pork: probablemente me hubiera parecido curioso, pero no hubiera sido capaz de comprender lo sobrehumano del acontecimiento porque tenía seis años. Hoy, con veintinueve, me parece más sobrenatural llegar puntual durante todo ese tiempo que tener semejante embutido por picha. Supongo que internet tiene la culpa.

El caso es que el hecho de que te dieran una placa en el curro por hacer algo bien me parecía flipante, parecía que eso sólo estaba reservado a los deportistas o a los Premios Nobel.
Yo, sin pretender ser Premio Nobel (y mucho menos deportista) soñaba con que llegara un día en el que hiciera algo que mereciera un placa. Con el tiempo supe que semejante recompensa nunca me la darían por llegar en hora al trabajo, así que elegí una profesión en la que fuera factible recibir premios. Culturista? Comedor de perritos calientes? Empleado de un taller de automoción multimarca? NO!  CREATIVO!! Es perfecto, una profesión con el halago incluído en el nombre.

Después de 6 años trabajando en publicidad ya he recibido algún que otro premio  pero ay! nunca ninguno tan lustroso y elegante como aquella maldita placa que tenía Agustín en el salón.
Hasta que un día, por fin, recibimos la llamada: segundo puesto según los lectores de la revista Control a la Mejor campaña interactiva por Hoy no es San Valentín. La suerte estuvo de nuestro lado, ya que con UN SÓLO VOTO MÁS hubieramos quedado empatados con el primer premio y no habríamos recibido…

LA PLACA.

Premios Control

Pero entonces ¿mereció la pena perderse el concierto de Mix Master Mike por ir a recogerlo?
Jejejeje… jeje… je… (lágrima corriendo por mi mejilla)… je.

JODER.
No importa, Agustín… va por ti.

———————————————————————————————————–

La joven Nuska me acaba de pasar esta foto que andaba perdida por el ciberespacio y no la había visto. Gracias señora.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s