TEXAS, CUADERNO DE VIAJE (2/2)

Austin, Texas. Miércoles 21 de mayo de 2008. 1.35am

A pesar de lo entrañable que podía parecer estar viendo en el aeropuerto de Dallas el último cuarto de Spurs VS Hornets, la realidad es que fue una pesadilla porque hasta un rato después de que embarcara el último pasajero, no conseguimos que NADIE localizara nuestro nombre en la lista. Sin contar con que las maletas de los muchachos vagaban por los Estados Unidos a su suerte. Finalmente aparecimos entre el pasaje y las maletas fueron recuperadas. Ayer. Hoy hemos andado durante horas bajo el sol de Texas, hemos desayunado como héroes y comido como dioses. Entre medias entramos en tiendas que a duras penas conseguiría describir con fotos, con lo cual no voy a intentar hacerlo con palabras.

BIZARRE CANDIES GIFTS COSTUMES (esto lo escribí en su momento para acordarme de algo. FAIL)

Por la tarde, después de ducharnos, hemos ido al Ritz, última sala incorporada al Alamo Drafthouse, en la cual se reestrenaba hoy Golpe en la pequeña China, pequeña maravilla ochentera que yo no tuve a bien ver en su momento y que ha servido para iniciarme en maravilloso mundo del Alamo.

ritz

Lo primero que podría decir es que “ver una película” es un concepto extremadamente reduccionista y pobre de lo que supone la experiencia de estar ahí. No se trata de que pongan trailers de pelis de artes marciales de la época de Golpe en…, ni de lo bien que se come (sí, el cine también es restaurante), ni nada de eso. Lo que impresiona es lo que hay detrás, es decir, el cariño por el público que hay en la elaboración de cada idea. Sentía que lo hacían para que me lo pasara bien. Puede que no lo parezca, pero estoy tratando de ser objetivo en la descripción. Las consecuencias, evidentemente, se notan. Por decirlo de alguna manera, el Alamo es a las películas lo que el Antikaraoke es a los conciertos. Las barreras entre emisor y receptor se mandan a tomar por culo de manera que la gente entra en comunión con lo que está pasando. En serio, el ambiente de celebración es realmente alto.

Mañana miércoles toca Indiana Jones. Cuando den las 12 de la noche y sea ya jueves, habrá luz verde para encender el proyector. Horas antes de eso los del Alamo han montado una excursión indianajonesca para subir cuerdas, lanzarnos en tirolina y unos cuantos asuntos de acojone diverso.

Me voy a dormir.

————————————–

Y ya no escribí más en todo el viaje. Durante aquella semana conseguimos acceder a internet durante no más de 20 minutos en total, lo cual influyó en que la intención de narración en tiempo real que quería haberle dado al viaje se fuera a la mierda.

Lo de colgarlo un año después responde simplemente a uno de mis frecuentes accesos de melancolía.
De todos modos… qué necesidad hay de escribir teniendo un vídeo como este?

Sí, tenía que volver a ponerlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s