Siete

Cosas que debería hacer ya que me dan pereza extrema:
– Renovar el DNI
– Llevar un justificante de la empresa diciendo que me voy de la ciudad (a trabajar, you know) para que no me cobren el mes. Creo que no me será difícil conseguir hacerme con uno.
– Decidir si este fin de semana me voy a Matalascañas o no.

Este último punto es jodido, no sé si me voy a dejar llevar por la nostalgia irracional o por la vagancia cerebral. Haga lo que haga me voy a sentir insatisfecho así que mejor me voy preparando. Sí, porque si voy sería con mis padres… en coche. Y volver también. Y hace poco estuve en Sevilla y en septiembre tengo que volver. Si no voy me pierdo recorrer los apartamentos Atlántico con Mariló como cuando teníamos diez años y echar dos kilos gracias al pescaíto frito local. Quiero, pero no sé qué coño haré.

Esta noche he estado cenando con Eugenio y Jorge Alvariño en La Dominga, por los viejos tiempos. Croquetas, risotto y una carrillera al vino que no se la saltan ni los Gypsy Kings. De ahí hemos saltado al José Alfredo donde nos habíamos convocado con Borja Cobeaga y Alberto González, el cual finalmente no apareció. Hacía muchísimo que no estábamos todos juntos y estuvo realmente bien. Borja ahora está rodando sus segunda peli y nos estuvo contando aventuras de un actor que tiene que fue soldado en Ecuador. Eso y la vez que estuvo cenando en casa de su señora de la limpieza, la cual tenía (de hecho hemos de suponer que tiene) una suculenta colección de porno en VHS. En un cajón? Qué coño, en el mueble del salón, que se vea. Esta historia creo que es la tercera vez que la oigo pero yo siempre se la pido con la excusa de que hay alguien que aún queda por oírla. Lloro de risa, aunque eso con Cobeaga es fácil, el hijoputa es gracioso con ganas.

Aquí debería poner una foto del encuentro, pero la cámara la llevaba Eugenio. Soon.

3:14 ya, mierda. Ahora es cuando tenía que escribir que hoy el blog cumple siete años y que gracias a todos los que leéis, que no sé exactamente cuántos sois porque decidí hace tiempo quitar cualquier tipo de contador de visitas. De hecho lo de seguidores de Google que hay aquí a la derecha venía por defecto en la plantilla, no me di cuenta y cuando lo fui a quitar ya había gente apuntada con lo cual lo dejé.

Pero mola. Está bien poner caras, me gusta que seamos pocos y sobre todo me encanta estar teniendo ganas de nuevo de volver a escribir.

Anuncios

8 pensamientos en “Siete

  1. Señor Gil, yo personalmente le leo continuamente y estoy al tanto de todas sus aventuras y desventuras, y ya sea dicho de paso, tu blog cumple 7 años tal día como hoy, y uno que escribe 29 jejeje. Pero eso es algo que en facebook no es ningún secreto. Espero que sigas otros tantos años escribiendo, seguiré de cerca tus aventuras.

    Nos vemos en el antikaraoke

  2. En La Dominga, enviando hostias para mí en lugar de mandarme besos o felicidades por llevar 7 años leyendo tu blog.
    Felicidades descastado. Tú, no el blog.

  3. Siete horas de coche (de ida, que luego toca la vuelta) para ganar 2 kilos tras una sufrida dieta?
    No sé yo…
    Que mi comentario quizá esté influido porque si no vas nuestros padres me dejan la casa sola un par de días más? pues bueno, puede ser, pero eso no quita que lo que he dicho deje de ser cierto.

    Eso y que felicidades por los 7 años, que se dice pronto…

  4. Dice Billy Gibbons que felicidades por el aniversario del blog. De Jimmy no sé nada… seguro le ha fallado de nuevo el wifi, ya sabes la historia. En cualquier caso, felicidades por los 7 años, siempre da gusto leerte. Abrazos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s