The Hebraicas

Los Simpson.

7iidA

Hebraica Pilar.

En las últimas 24 horas he colgado estos dos documentos en Facebook y la reacción de entusiasmo ha sido unánime en ambos casos. La pena es que ahí fuera, ya sabes… el mundo, ser fan de la primera pieza te convierte en un tipo con criterio y buen gusto y serlo de la segunda en un freak echado a perder. Es injusto. Lo que la gente llama frikismo creo que debería entenderse como un nivel adicional de sensibilidad que entiende que hay capas más allá del resultado final.

Hablo de ironía? No, de Humor Amarillo.

Hebraica Pilar no es esa camiseta de las Spice Girls que te pones entre risitas a sabiendas de que el mensaje que emites es“Soy tan consciente de que esto no mola que me lo puedo poner, es una broma!”. Eso es ironía. Sin embargo, el vídeo del que hablo consigue ser hipnótico porque en cada fotograma vemos el desastre, el error y el fracaso llevado con diversión y alegría y toneladas de inconsciencia. Sin dobleces. ¿Acaso no era esto lo que nos gustaba de Humor Amarillo? Chinos dándose ostias monumentales y levantarse con una sonrisa en los labios que proclamaba “Qué coño, si hemos venido a esto!”.

En serio, hay gente que sólo es capaz de ver en Hebráica Pilar una tía cantando mal.

Gracias a Susana (Gusana, como te llama Mikel) y a Señoras que por los materiales.

Escuchando: [Billie Holiday: One never know, does one?]

Anuncios

4 pensamientos en “The Hebraicas

  1. Joder, Rafa. Esta vez sí que sí. No sé por dónde empezar, creo que me quedo con que nos haga pensar que su amor es un artista digital durante gran parte del marathema, para que al final nos deje de piedra con el giro de que el tipo VÉ EN BLANCO Y NEGRO.

    ¡Felicidades a Gusana también por este hallazgo del cripto-submarinismo!

  2. ¿En qué estás pensando…?
    Es una historia de depravación. Ella dice “tú con 21 y yo con 16”, y más adelante explica que empezaron en la pileta hebraica “hace siete años y medio”. Si echamos cuentas, eso quiere decir que él estaba a punto de pasar a BUP —o como quisiera llamarse el instituto en Hebraica Pilar—, y ella, con sus ocho añitos recién cumplidos, estaba por el contrario preparándose para tomar su primera comunión. No sé allí, pero aquí eso es pecado mortal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s