We’re caught in a trap

Ayer a las 12 estaba en la cama lo cual es un hecho tan significativo que podría terminar el post aquí y sentirme completamente satisfecho por la revelación. Ahora es cuando me desahogo con una pequeña llantina por todas las horas que le estamos echando en los últimos días y por el escombro humano en el que me he convertido. No os creáis, esto está muy bien de cara al cliente ya que no tienes que convencerles de que te has dejado los cuernos por ellos, basta con que te midan las ojeras.

Lo más curioso de todo es que me voy a casa contento lo cual es otro claro síntoma de que debo ser un poco gilipollas (sí, esto ya lo sabíais la mayoría pero ya sabéis lo difícil que es tener perspectiva sobre uno mismo).

Entre toda la vorágine, después de unos meses de parón hoy hemos tenido una charla introductoria sobre cómo serán las clases en la Miami el próximo quarter. Básicamente la moraleja final ha sido que ser un poco gilipollas no es malo del todo, a veces es el mejor modo de mantener la ilusión. Para hablar de esto último pusimos este vídeo que no puedo dejar de ver.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s