"Este es mi tío, Juan Carlos"

Esta mañana quedé para desayunar con Nieves o, como tiene a bien llamarse a nivel profesional, senorita Nikki Gorsia actris de doblaje. Después de echar un rato en Le Pain Quotidien de Gran Vía salimos en dirección Plaza de la Luna. Allí a lo lejos vi que se acercaban Borja Cobeaga y la novia con más gente que no alcanzaba a reconocer. Cuando estaban cerca vi que entre ellos también estaba el hermano. Les saludé con efusividad pero de repente noté que algo estaba resultando improcedente. En el mismo momento en el que reparé en la expresión de sus caras Borja empezó a hablar: “Pues venimos todos… porque se ha muerto mi tío. El el de la casa en la Plaza de San Ildefonso” No daba crédito. “Tu tío… el que yo conocía?” Sí, ese.

En ese momento mi cabeza fue ocupada por dos sentimientos: abatimiento y la más absoluta sorpresa por dicho abatimiento ya que apenas habíamos coincidido. Al tío de Borja apenas le vi tres o cuatro veces en los comienzos del Alamo, hará unos seis años. Antes de conocerle ya había una gran expectación porque Cobeaga hablaba de él constantemente, de su pasado como ilustrador, de sus viajes, de como compraba DVDs compulsivamente… “Mi tío es la persona que más DVDs precintados tiene en su estantería. Manda cojones.” Borja lo contaba como cuenta él siempre las cosas, con ese punto entre el gruñido y el cachondeo.

Por fin un día se acercó al piso y, no recuerdo muy bien a cuento de qué, pero se puso a hablar con Paula y conmigo. Había algo en él que era absolutamente fascinante, probablemente la rara cualidad de hacer que todo lo que pudiera decir pareciera interesante. Hablaba de los años en los que vivió en París y querías vivir en París. Le veías fumar y querías empezar a fumar. Todo eran pequeños detalles que te hacían entender rápidamente la admiración de Borja, básicamente porque hacerse fan suyo era extremadamente fácil. Paula y yo hacíamos chistes en los que afirmábamos que era nuestro tío favorito.

No tenía ninguna intención de tratar un asunto como este, me parece que algo así es privado mientras la familia lo considere oportuno, pero en algún momento del día vi esto en el Twitter de Alex de la Iglesia.

El artículo que linkan es este.
Borja, no sé si sigues pasando por aquí pero si estás leyendo esto date por abrazado de nuevo. Probablemente haya alguna gran frase con la que acabar pero yo ahora mismo no la tengo con lo cual, simplemente, mucho ánimo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s