Raphael

Una mañana cualquiera en la agencia. Llega al correo una oferta de Groupon, entradas rebajadas para el concierto de Raphael. “Yo voy”, “yo también” se empieza a oír. Yo en absoluto soy fan de Raphael y no he escuchado más que lo que mi madre ponía de pequeño pero como yo con los conciertos tengo una especie de adicción fetichista se me pasó por la cabeza ir. Me duró poco. Luego pensé en invitar a mis padres y bueno, si iban ellos me apuntaba yo también.

Y así me he visto hoy, en una grada a tomar por culo viendo a un tipo que ni me va ni me viene pero que de algún modo forma parte de lo que he vivido.

La previsión era ver a un icono del pasado tirando de carisma, justo de voz y haciendo pausas constantes para poder hacer descansar las cuerdas vocales. Ni un pero, un tío que canta ese tipo de canciones y que tiene 67 años ya tiene unos buenos cojones saliendo al Palacio de los Deportes así que se le podrían permitir ciertas cosas.

No fue exactamente lo que me esperaba.

La mayoría de las canciones no las conocía pero sonaban con el desgarro y la fuerza de, lo que se viene entendiendo en rock, un frontman. Por otra parte está el punto teatral que le da a todo, que aquí me funcionba a la perfección sin el halo artificioso que siempre le vi por televisión.

Y la voz. Sonaba potente e intensa al principio, en medio y al final. No llevaba coros de ningún tipo y en la mezcla su micrófono estaba especialmente alto de manera que no había forma de que la banda le escondiera defectos. Uno de los momentos más increíbles fue cuando al final de una canción se alejó del micrófono varios pasos y cantó a capella. Una parte de la voz se colaba lejanamente por el micro pero cuando vi que el foco del sonido que estaba oyendo venía directamente de él no me lo pude creer. Reminder: Palacio de los Deportes, entradas de Grupon con lo cual sitios en grada 10 piso 4 = Mordor.

Cuánto tiempo aguantó este señor a este ritmo?
2 horas.

Y media.

Poco más que decir. Simplemente el hecho de haber llegado a casa queriendo escribir sobre ello supongo que ya es significativo, más aún teniendo en cuenta que hace un par de semanas estuve en el Primavera Sound y no he sentido ningún impulso parecido.
Tengo alguna intención de volverme fan de Raphael? Ninguna, no creo que me ponga un disco suyo en la vida… pero de ahora en adelante dudo que me pierda algún concierto que pueda dar en Madrid.

Mis padres y yo en mitad de momento de éxtasis.
Anuncios

5 pensamientos en “Raphael

  1. Me encanta leer testimonio como el tuyo. Celebro tu 'descubrimiento'. ¡Qué pena que no descubrieras a Raphael hasta ahora! Pero nunca es tarde si la dicha es tan buena y extraordinaria como este artista tan inmenso como su talento. Y como muestra, estos pocos ejemplos:










  2. Esto nos debe de hacer reflexionar sobre la cantidad de prejuicios y la cantidad de cosas que nos perdemos en la vida por culpa de ellos. Las personas somos expertas en despreciar lo que no conocemos (“un tipo que ni me va ni me viene” pensaste) y es algo bastante triste, como tú mismo habrás podido comprobar casi siempre nada es lo que parece, sino lo que nuestros prejuicios nos lo hacen parecer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s