La vacación. Día 1.

Así es: estoy de vacaciones. Escribir estas tres palabras es el único propósito de ponerme aquí un viernes a las 4:30 de la mañana pero este día ha tenido alguna otra cosa digna de mención así que allá voy.

Recuerdo en los años de colegio la extraña sensación de libertad que tenía el último día de clase. No todo el día sino realmente sino en el trayecto desde que salía al patio hasta que llegaba a casa. Una vez ahí soltaba la mochila y entonces toda la excitación se convertía en un gigantesco “Y AHORA QUÉ HAGO???” que trataba de gestionar con mayor o menor fortuna.

Ahora todo esto es completamente diferente, lo que pasa es que ya sabéis que me gusta de vez en cuando dejar aquí pinceladas de mi vida de manera casual para cuando alguien se anime a hacer la TV-movie de mi vida. Tampoco sería de extrañar, que cuando se acaben las folclóricas, después deportistas, actores, etc. tendrán que hacer estas pelis basadas en gente normal. NORMAL. Y cuando acaben los normales irán a Vota mi Cuerpo.

Ese día volveré a ver la tele.

Seguimos con el día de hoy, la jornada ha sido intensa. Después de cerrar la puerta de la agencia he ido a una barbacoa/piscina/cumpleaños en la que me han puesto una de las mejores hamburguesas que he probado jamás. El anfitrión del evento, con el cual estoy en deuda absoluta, ha sido el señor David Ballester al cual le he regalado este práctico libro.

Espero que le guste. Y a su novia.

Después he ido directo a la sala Rock Kitchen donde tocaba uno de mis grupos favoritos: Neurosis. O bueno, como se hacen llamar ahora “Grupo Neurosis”

La grata noticia que acompañaba al cartel no fue una amenaza de mediopelo, aquello a ratos rozó la lipotimia. De todos modos el show fue insuperable y fuimos felices Eugenio, la señorita LeGardon, Curro y yo. Después del concierto nos fuimos a un bar a hablar de los viejos tiempos, de que ya no hay gente que motive como antes a hacer cosas y todas esas historias que vienen queriendo decir que nos hacemos mayores y que el pasado siempre se revisita con cariño. Un bello reencuentro.

Por cierto, por qué no hay aplicación para iPhone de Vota mi Cuerpo?

Escuchando: [PJ Harvey – Shame]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s