Gone with MCA

Sabéis cómo se llamaba Spotify en los ’90? “Me lo ha grabado mi hermano mayor”. Yo nunca tuve de eso y Quique, con quien me tiraba el día haciendo el vago, tampoco. Esto provocó que los descubrimientos musicales llegasen de la forma más random, absurda y descontrolada que uno pudiera imaginar. Metallica en un concierto de instituto, Public Enemy los descubrí en los 40 principales, Beastie Boys en la antena parabólica. Vi el vídeo de So what ‘cha want una madrugada en el desaparecido Super Channel y desde ese momento las noches se convirtieron en el angustioso período en el que esperaba a que lo repusieran.

La muerte de MCA la semana pasada hizo que echara la vista atrás y, además de recordar lo anterior, me diera cuenta de que los Beastie han sido más importantes en mi vida de lo que podía imaginar, más allá de que sea uno de los tres grupos que más he escuchado en los último cinco años… (lo dice last.fm así que debe ser cierto). Aquí van algunas cosas sueltas que se me vienen a la cabeza haciendo memoria.

1. Por ellos descubrí que me gustaba el hardcore. En mitad de un disco de rap sacaban las guitarras y tocaban un tema gritón y cabreado a lo Bad Brains (absolutos desconocidos para mi por aquel entonces) y yo sentía que quería poner el volumen muy alto, correr por la casa y darle patadas a una puerta. Y después, acaba la canción y…

2. …empezaba Something’s got to give. Aquí podía entender que  la música instrumental no era aburrida y los hammond molaban, e incluso la percusión latina. No consequía descifrar, eso sí, qué coño les llevaba a cambiar tanto de género en un mismo disco.

3. Hechos: El hip hop no es sólo mala hostia en plan NWA, también había lugar hacer letras absurdas con temáticas chorra y seguir siendo respetable.

3. Se podía ser blanco y que te gustara el rap. Ellos ni siquiera llevaban la ropa ancha pero llevaban unas gorras de puta madre, cadenas molonas y camisetas chulas. Con 14 años esas cosas puntúan bastante.

4. 1993. Tocan en la sala Revolver pero tengo 15 años y muy poco dinero con lo cual no voy. Uno de los amiguetes de la época va hasta el lugar del concierto y no le dejan pasar por edad. Durante mucho tiempo fanteseé con lo que hubiera significado haber ido. En el 2007 vienen al Sonar y pienso que ya tendré oportunidad de verles cuando pasen por Madrid… pero tres días antes me crucé con este vídeo.

Al terminar compré entradas y billetes, no podía perdérmelo. Nunca lo olvidaré, arrancaron con Gratitude y acabaron con Sabotage. Resultó ser uno de los mejores conciertos de mi vida.

Llevo todos estos días viendo videoclips y conciertos de estos tres y me da bastante pena, más de la que me gustaría aceptar. Creo que su espíritu peterpanesco, esa rebeldía a aceptar las condiciones con las que parece llegar cumplir cierta edad es algo con lo que más de uno nos sentimos identificados y ver ahora que se va tan pronto, tan fuera de tiempo y lugar, mata prematuramente esa pequeña parte de nuestra adolescencia que no fue sólo tiempo perdido.

Escuchando: [Ghostpoet – Us Against Whatever Ever]
*Gracias a Alejandro Pré por la foto de arriba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s