Desayuno, budismo y Pretty Woman

Esta mañana he descubierto un sitio agradable para desayunar a pocos metros de mi casa. Tranquilidad, luz natural, decoración añeja en maderas, camarera atenta, precio razonable y Jarabe de Palo sonando a toda hostia por los altavoces.
Casi.

Lo primero que se piensa en una emergencia semejante es será una canción en la radio? Un aleatorio de una compilación de 10 horas de música? Un disco entero? Un disco detrás de otro sin parar durante todo el tiempo que estuve ahí metido? Sí, como se estaba a gusto me pasé un rato grande leyendo con los cascos metidos hasta el yunque consiguiendo una pequeña burbuja de felicidad (con el Young Team de Mogwai de fondo) en la que Pau Donés nunca trascendió más allá de aquel anuncio de Ducados de los ’90.

Mañana toca volver a todo después de cuatro días libres que tenían que haber sido nueve pero claro, hay clientes que consideran una gran idea poner una presentación la mañana del lunes después de vacaciones. Este fin de semana largo no ha dado para mucho, he comprado libros, he empezado a sacarme canciones nuevas al piano y he visto o llamado a amigos de toda la vida. Con Chus quedé para cenar el viernes. Chus era el antiguo batería de APRIL, el grupo de hardcore/metal que tuve hasta que entré en Contrapunto y que recuerdo con la pátina de mitiquez que el treintañerismo da a las alegría pasadas. Esa noche empezó en mi casa con una selección de los videoclips de rap español más sonrojantes de la internez y acabó en el Freeway analizando los movimientos del rapaz ibérico en su acecho a la hembra. Conclusión: Strike hard, strike fast.

Esa misma tarde hablé por teléfono con Juanan. Es agradable mantener contacto con alguien desde hace 22, 23 años… ni me acuerdo. Sólo sé que cuando fuimos a ver Pretty Woman al cine ya éramos bastante colegas.

Poco más. Acabaré ahora el capítulo que me queda de Life’s too short y mañana empezaré a pensar cómo solucionar abril y mayo, que como de costumbre vienen con más planes que tiempo.

Me acaba de llegar un mail. Una de las frases es un pensamiento budista que dice “Attachment leads to suffering”. Si Buda lee esto le gustará saber que no sólo estoy de acuerdo sino que la frase llega en un momento muy adecuado.

Escuchando: Karate – This Day Next Year

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s