Let me sing you a waltz

Hoy me ha dado por escribir sobre una historia de amor cinematográfica que me trastorna desde hace años. Me encantaría ser capaz de explicar por qué la encuentro tan especial, y para ello propongo antes el siguiente ejercicio: entra en Redtube o en tu site de pornografía de confianza. Eso es. Ahí verás que en la franja superior se te presentan varios vídeos. Imaginemos, uno de asiáticas con coletas, otro de una masajista pelirroja y por último una orgía jamaicana en una piscina hinchable. Perfecto. Al contrario que en cualquier otro tipo de cine, al enfrentarnos a este tipo de material no pensamos en cuál es bueno y cuál no. Lo único que nos interesa es lo que nos hace sentir, no el cómo. Las razones que te lleven a ello son lo de menos, simplemente te llega y eso provoca una reacción intensa.

Esto es lo que me pasa con Antes del amanecer, Antes del atardecer y Antes del anochecer, tres películas que, más allá de lo que ocurra en ellas, consiguen en mi emociones intensas y desconcertantes.

beforesunsetSi no las has visto creo que no deberías seguir leyendo este post, ya que van a caer spoilers como menhires. 

A saber. Un americano y una francesa de veintipocos se conocen y hablan durante hora mientras pasean por Viena, WOW! Ah, y mientras tanto se enamoran. AMEISING. ¿Se puede saber dónde está la magia? Hay truco. El cortejo está vestido de conversaciones que nos gustaría tener, entrelazadas con respuestas que nos gustaría saber dar. Y, sin darnos cuenta, picamos. Después de un rato, nosotros queremos saber a qué huele el pelazo de Celine y vosotras no querríais dejar nunca de contemplar cómo Jesse mira al infinito; todo por escuchar una sucesión de anécdotas brillantes y reflexiones profundas que, por Dios bendito, no tendrías ni quedando a cenar con Punset. Repito: picamos como idiotas. Esta mezcla nos narcotiza, nos hace ningunear cualquier defecto de la pareja y por encima de todo, nos hace creer (y querer) que sea verdad. Al final no va a ser que picamos, sino que nos enamoramos.

Pero aún hay más aciertos: después de ese día que pasan juntos, resulta que no volverán a verse jamás. Viven en países separados y son conscientes de que eso simplemente va a ser una noche inolvidable en un entorno mágico. ¿Sabéis que quiere decir esto? Que Richard Linklater, el director y co-guionista, es un hijo de puta. En lugar de poner a los protagonistas a luchar contra ese fatal destino, les hace asumir esa condición. “Pero dale el teléfono, MARICON!!” te ves gritándole a Ethan Hawke. Por supuesto, no se lo da. 

Aquello se supone que ha de ser el fin, pero nueve años después llega Antes del atardecer. Los personajes se encuentran por primera vez después de ese tiempo y vuelven a pasar un rato juntos, esta vez en París. Después de tener conversaciones sobre el sentido de la vida más maduras y menos épicas, lo cual provoca que nos caigan aún mejor (Linklater, putilla), entran al turrón: ¿qué fue de nosotros, protagonistas, durante todos estos años? Pues les pasó exactamente lo mismo que a nosotros, espectadores. No importa lo descreídos que pudiéramos ser, nuestro escepticismo con el amor… nada: durante todo ese tiempo idealizamos aquellos paseos por Viena y pensamos que cualquier cosa que fuera que esos dos no estuvieran juntos, era una basura intolerable.

Esta segunda entrega acaba en un limbo. No sabes qué va a pasar, pero intuyes que Jesse va a mandarlo todo a la mierda y se va a quedar con la francesa.

Antes del anochecer, estrenada en España hace unos días, es probablemente la película más maravillosamente cruel jamás escrita. Efectivamente, Jesse se quedó con Celine y acabó con su matrimonio en USA. Este final por el que muchos hubiéramos montado huelgas de hambre, termina siendo un bofetón de realidad muy incómodo de presenciar. Han pasado otros nueve años. Ya no se anhelan, ahora se soportan. No es que no hayamos visto nunca una película con una relación de pareja decadente, simplemente es que ninguna otra antes nos había enfrentado a algo como “¿Recuerdas esa sensación de ingenua ilusión que llevas sintiendo desde que saliera la primera peli en el 95? Picaste”. Es como si te dijesen que tu padre te compra los regalos de Reyes mientras te enseñan una foto suya travestido. ¿Era necesaria tanta saña? Definitivamente. El gran giro de acontecimientos es que lo que pensábamos que era una gran oda al enamoramiento nos termina diciendo “¿Qué os esperabais, la pareja ideal? Pero si sólo se conocían de verse dos días en diez años!!!” Y cuando te das cuenta de eso, es cuando eres consciente de que lo que has visto no es una película sino una obra de arte absolutamente consecuente ya que, del mismo modo que el enamoramiento puede ser una etapa en una relación, la decadencia también.

¿Cómo ocurre todo esto? A través de dos personas hablando, envejeciendo y mostrándonos situaciones tan íntimas que sentimos que deberíamos estar mirando en otra dirección.

Cuando salí del cine me llegó un mensaje de alguien que no la había visto preguntándome cómo me había quedado después de enfrentarme a ella. No dije nada. Sentí que si respondía eso, estaba destripando 18 años de película.

Escuchando: [Tamaryn – Haze Interior]

Anuncios

7 pensamientos en “Let me sing you a waltz

  1. A mi me obligaron a verla y a que me gustara, con lo cual NO ME GUSTÓ UNA MIERDA, pero es que obligar a ver estas películas va contra el concepto de las mismas. Y lo mismo me ocurrió con lo de Wong Kar Wai.

    Ahora bien, estas películas son buenísimas. Como el fútbol, las espinacas o los zapatos. Que molan muchísimo cuando no te obligan a ello.

  2. Pingback: I will begin again | nopodemosmas.net

  3. Pingback: El mes, unidad de volumen, tamaño y tiempo | nopodemosmas.net

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s