Barely Halloween

Llevo toda la tarde jugando al GTA y viendo vídeos de snowboard. ¿Acaso soy aficionado a la nieve? Ni lo más mínimo, pero con los deportes de riesgo se me apodera el espíritu Bricomanía: ver a otros esforzándose por mi, me relaja.

Estar en casa sin hacer nada, me encanta cómo suena eso. Quitando los días que estuve malo de la semana pasada, no recuerdo cuándo fue la última vez que lo conseguí y es que llevo unas cuantos meses en las que no sé decir que no a nada. Basta ya de echarle culpa a la agenda, no? A pesar de esto, hay algunos compromisos que son más difíciles rechazar, sobre todo si implican dinero. Pinchar en la fiesta de Halloween de una productora sería uno de ellos. Me llamaron hace un par de semanas y desde entonces tenía la noche del jueves al viernes marcada en rojo-sangre-pruebadelpañuelo en mi Google Calendar para que no se me olvidara. Mi memoria mierder necesita de este tipo de cosas.

El miércoles por la noche, recibo una llamada de uno de los de la organización.

– “Hey Rafa, qué haces?
– “Hola Fernando! Pues nada, aquí estoy tomando algo con unos amiguetes”
– “Ah, estupendo. SABES QUE PINCHAS HOY, VERDAD?”

tumblr_mpotd0gzcs1qz4u07o1_r1_500

Mi cara fue algo parecido a esto. No es que se me hubiera olvidado, es que JAMÁS se me había pasado por la cabeza que la fiesta de Halloween NO fuera la noche de Halloween. Ya sabéis, amigos, si os llaman para pinchar en Nochevieja preguntad si se refieren a la noche del 31 de diciembre, no sé, porsiaca. Mientras todo esto pasaba por mi cabeza, fantaseaba con que el tipo fuera un cachondo de campeonato y me estuviera gastando una bromilla y en cualquier momento soltara un “Hahaha, menudo GILIPOLLAS… que es mañana!!”. Yo dejaba silencios entre frases dándole la oportunidad de soltarlo, pero nada.  O que con “hoy” se refiriera a que ya eran más de las 12 de la noche y entonces técnicamente era hoypero eran las 11.30. Fuck. El tipo me dice que lo mío empieza a las 12.

Pues eso, cerveza a la mitad, subir a casa a por las cosas y pillar un taxi destino Hermanos García Noblejas, una céntrica calle de la capital.

2010-03-03-Amazon20Tribe

Habitantes de García Noblejas salen a fumar un piti en horario laboral.

Más o menos así de céntrica.
Creo que había partido o algo y no tuve problemas de tráfico así que conseguí llegar a la fiesta a tiempo, aún no sé cómo. El lugar eran unas oficinas de grandes ventanales y techos gigantescos, completamente decorado con chorraditas para la ocasión y con un despliegue de luces espectacular. Yeah. En el escenario en el que me iban a poner había antes un grupo calentando a la audiencia con versiones de Led Zeppelin con lo cual aquello tenía todos los ingredientes como para que fuera una noche épica: disfraces, desenfreno, himnos sonando a todo trapo. Aún no había empezado y ya me lo estaba imaginando.

armin-dj-jesus-pose-body-language

El viento soplaba a mi favor, los dioses de la noche me sonreían y sólo tenía que sortear un fleco para que la velada fuera redonda: LA AUDIENCIA.

Captura de pantalla 2013-11-01 a la(s) 23.56.41

Sí amigos, era miércoles. A las 12 la misión de los allí presentes no era pedir otro roncola sino llamar un taxi que les llevara de aquel confín de la galaxia al calor de sus hogares. Bueno, no es ninguna tragedia. Pinchar para cuatro gatos es algo a lo que me he enfrentado más veces así que nada, a resolverlo con profesionalidad.

– “Rafa, el grupo está tocando su última canción. Después vas tú pero antes va a subir UN VIOLINISTA. Emilio!!! Ven que te presento a Rafa”

Violinista, pensaréis.
violinistaViolinista, os digo. Se parecía mucho a este.

jc

– “Ehh…”
– “Sí, sí, este tío es un crack. Toca 15 minutos él solo y tú luego empiezas a pinchar por debajo mientras él improvisa.”

Si me hubieran dicho que durante mi sesión habría una performance consistente en que Nacho Vidal vestido de Guardia Civil hubiera pasado su miembro fláccido por mis mejillas untado en salsa barbacoa me habría parecido un planazo al lado de aquello.

El tipo empezó a tocar su parte en solitario y desde mi ignorancia he de decir que era un virtuoso. Por su parte la gente, los que quedaban, escuchaban con atención. Después de un rato, llega mi turno. Para que el violinista pudiera improvisar con facilidad destripé lo que tenía preparado y empecé por un tema de house sin mucha melodía para que esta no compitiera con su instrumento. Tan pronto empezó a sonar el tema, nuestro Violin Hero se desbarató. No sabía qué coño hacer sobre la canción. Sonaba una especie de “Criiii…  cri…” mezclado con acoples. El tío me mira y me dice “Qué experimental, eh? jeje” Ajá. Paso al 212 de Azealia Banks, que es muy socorrido y alegre… y pa qué. Deja de tocar, se acerca a mi y me pregunta forzando la sonrisa “Oye, qué estilo de música es este?” No supe qué coño contestar porque tampoco sabía en qué podía cambiar su actuación que yo le dijera que aquello era moombathonelectrogrime o flamenkito reshulón.

Finalmente se dio por vencido y bajó del escenario. Y ahí me quedé, con mis cuatro gatos borrachos y tres horas por delante en las que podía haber sonado esto y nadie habría puesto impedimento alguno.

La revancha de aquello espero tomármela el viernes que viene, que vuelvo a pinchar con el Fortis así en plan… a lo grande.

1375166_449700701805601_1108027407_n

Venirse, maldita sea.

Escuchando: [Nicolas Jaar – Colomb]

Anuncios

Un pensamiento en “Barely Halloween

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s