La graduación

Siempre me doy largas cuando siento que tengo que dejar constancia aquí de algo importante que me ha pasado. En los últimos dos meses podría haberlo hecho casi a diario.

El viernes fui padrino de la graduación de la última licenciatura de Publicidad y RRPP de la Complutense. No es que yo sea ninguna eminencia, pero es que el Fortis estaba de viaje y bueno, mi nombre apareció pronto. Después de que me lo comunicaran, no pude dejar de pensar “y ahora, qué coño les digo”. Quería motivarles pero sin parecer un puto powerpoint de autoayuda. Quería que fuera divertido sin parecer un idiota haciéndose el gracioso. Efectivamente, estaba perdido.

Pasaron dos semanas hasta que encontré un día tranquilo en el que escribir y como no salía nada, cosa habitual, empecé a poner frases sueltas que se me venían a la cabeza y que no sabía cómo hilar. Cuando finalmente llegué a algo con sentido, se lo pasé a mis hermanos para que lo vieran; después de un par de cambios, lo di por bueno. El día antes.

A la graduación llevé a mi madre porque sabía que aquello le iba a gustar aunque, a decir verdad, no sabía muy bien a dónde iba. Una vez allí, me sentí feliz… contento como si el que estuviera consiguiendo algo fuera yo. Después de un rato, llegó mi turno. Definitivamente yo también había conseguido algo.

Captura de pantalla 2014-07-02 a la(s) 21.58.40

Es complicado explicar la sensación de estar ahí de pie leyendo eso. Simplemente, fui consciente de que aquello para unos cuantos de ahí iba a ser importante. No sé por qué me cargué en aquel momento de tanta responsabilidad, pero creo que tiene que ver con la energía que había dentro de ese salón de actos. Sí, sé que es una horterada de cuidado hablar energía, que no soy Sandro Rey, pero es exactamente lo que sentí.

Y empecé a leer. No sé si fui muy rápido, lento, si vocalicé o si quedó raro que apenas mirara al público. Hice lo que pude, porque en aquel momento todo me parecía emotivo y me costaba evitar que se me viniera un nudo a la garganta. Seguro que el discurso leído en silencio por cada uno funciona mejor que escuchado así que a ti, licenciado de la Complu que ha llegado hasta aquí buscando el texto, espero que le saques más partido en este formato. Eso sí, cuando llegue la parte de Marty y George McFly, hay que leerlo con su voz.

Y ya que estamos, gracias otra vez. ¿Ves? Nuestros caminos ya han vuelto a cruzarse.

Escuchando: [Deftones – Pink Maggit]

Anuncios

12 pensamientos en “La graduación

  1. No se si puede resultar emotivo o ingenuo por mi parte pero para mi ha sido uno de los momentos mas hermosos de mi vida con su carga de profundidad incluida…

  2. Pingback: Causas y azares 26 | Error 500

  3. Pingback: Causas y azares 26 - TecNoticiero

  4. Pingback: Causas y azares 26 | recolector.de {tecnologia}

  5. Pingback: Causas y azares 26 | Blog actuales.es

  6. Pingback: Cosas que nunca te posteé | nopodemosmas.net

  7. Pingback: La (segunda) graduación | nopodemosmas.net

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s