Celebration (celebration-celeeebration)*

Creo que lo tengo tan interiorizado que no vi necesario aclararlo, pero vaya, no es pequeño el matiz. La piscina de la que hablaba en el último post… NO ES MIA (unalágrimacayóenlaarena). Está ahí, debajo de mi casa, pero ya. Si no, iba a estar yo gastando mi tiempo libre en escribir un blog DE QUÉ.

Eso que escribí sobre los agobios y demás lo hice como broche a unos meses más intensos de la cuenta que, afortunadamente, parece que van a dar paso a la lógica tranquilidad que se le supone a los meses de verano. Hasta tal punto he conseguido liberarme de cosas qué hacer, que hasta he conseguido sacar los billetes a Mallorca (ohhh!) e incluso hoy he podido ordenar libros y papeles que había desperdigados por la casa (ahhh!). Las labores de arqueología doméstica han sacado a la luz el primer número de Neon, una revista de Bogotá en la que Quique estuvo implicado hace unos cuantos años en su lanzamiento y en la que colaboré con una “cosa” (perdón por ponerme técnico). El concepto de la primera entrega era la celebración y me pidieron un texto y unas fotos sobre semejante asunto. En vez de centrarme en la alegría y el jolgorio pensé que sería curioso hacer algo sobre bajona del fin de fiesta, y me puse a ello.

photo-(3)

Las fotos me parecieron ascoputo ya en su día así que hoy, cinco años después, digamos que sigo sin estar especialmente satisfecho.

1450

También es verdad que como era rollo fotografía callejera y me puse a disparar a las tantas de la noche estuvieron a punto de partirme la cara un par de veces y por lo que parece eso terminó notándose en el resultado final. Lo que escribí recuerdo que me gustó un poco más y hoy al releerlo he pensado que estaría bien dejarlo por aquí.

Cuando la gloria desaparece lo que queda es decadencia, eso es algo que descubrí de niño. Con nueve años. Recuerdo la sensación que sentí cuando aquella madre vino a recoger al último amigo que quedaba en mi fiesta de cumpleaños. Un suave portazo fue el acorde final de la función. Ya está, se acabó. ¿Y ahora qué? La barriga llena y la casa muy sucia. Vasos de plástico  de Fanta ya caliente a medio llenar, platos con restos de tarta aplastada, juegos de mesa desperdigados sobre la alfombra y papel de regalo roto amontonado en un rincón. Un silencio incómodo y la desagradable sensación de que quedaba exactamente un año para que volviera a sentir la excitación y la alegría de volver a soplar las velas y, tras ellas, el vacío de nuevo.

Ahora no hace falta esperar un año para sentir todo esto. Prueba a salir el sábado que viene.

Por cierto, a los aquí presentes que sepan encontrarle la gracia a un guitarrazo bien dado, recomiendo el nuevo de Mastodon. Cosa fina. Y el segundo tema nitecuento.

*Espero que alguno hayáis leído el título cantándolo como Rosa en Eurovisión, si no yo no sé qué estoy haciendo aquí.

Escuchando: [Mastodon – The Motherload]

Anuncios

2 pensamientos en “Celebration (celebration-celeeebration)*

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s