Martes

Son las 8:41 PM y estoy en la cama tirado, inmóvil. Me siento el tipo de la canción de One de Metallica que a su vez es el tipo de la película Cuando Johnny cogió su fusil, la cual no he visto.

El motivo principal de mi destrucción fue acostarme ayer a las 3 preparando una clase que daba hoy con mi adorado Alex Katz (gran americano, mejor persona) en la Carlos III. A las 9 de la mañana. En inglés. Me avisaron con menos de 24 horas de antelación y, por algún motivo que desconozco, no me he puesto nervioso. Doy clase un mínimo de dos veces a la semana, pero las charlas en lugares extraños siempre me trastornan. No sé cómo llenar el aire de palabras durante hora y media, siento que durante tanto tiempo es imposible mantener la atención de NADIE y que voy a convertirme en otro rato desperdiciado de sus vidas. La cosa es que casi siempre sale bien, se trata simplemente de ser fiel a la máxima si no puedes deslumbrar con tu sabiduría, desconcierta con tus gilipolleces. O dicho de otro modo, contagia ganas echándole ganas.

2222tumblr_mj2o03l7R31r3ou3go1_500

Muchas veces me pregunto si alguna de estas conferencias para alguien serán algo más que un momento de entusiasmo y motivación; si alguno de los chicos habrá seguido dándole vueltas a algo de lo que pudiera oír, si fui el principio de algo como para mi lo supuso aquella charla que con tanto carisma como desgana dio Zuazo en la Complutense hace 14 años en la que decidí que quería ser copy.

Seguiría escribiendo un rato, pero tengo que salir pitando al Círculo de Bellas Artes, que echan Óscar Desafinado, el corto de Mikel Alvariño. Además, le prometí a Irene Nadal que tendría esto listo para antes de las 9 y ella también haría lo propio en su blog… cosa que de momento no ha ocurrido.

RAFA 1 – NADAL 0

Escuchando: [25 Years – Pantera]

Anuncios

2 pensamientos en “Martes

  1. Hace 9 años me robaste un boli. Pero antes dijiste que mi cuña molaba. Y en la fiesta de fin de curso -¡tachán!- me regalaste un boli para usar en Contrapunto.
    Dos años después te llamé para despedirme, me dijiste que no me podía ir de Madrid y desperdiciar mi talento. Aquel día comimos juntos y al mes siguiente entré en Cuatro.
    Ahora, muchos días siento que desperdicio mi supuesto talento. Otros me siento feliz con lo escrito. Pero en cualquier caso, prometo estarte agradecida. Como Rosendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s