Guía de Nueva York -edición 2016-

Juraría que fue el año pasado cuando mi amiga Jimena me pidió algunas recomendaciones para visitar Nueva York por primera vez. Este es el mail que le mandé junto con algunos extras que he ido descubriendo desde entonces. Enjoy.

File_000 (1).jpeg

Hacer una guia de NYC es lo más fácil del mundo, en serio. Es tu primera vez y  vas poco tiempo así que empecemos por el principio: no vas a Nueva York (estado), ni a Nueva York (ciudad), vas a Manhattan. Intentaremos que roces Brooklyn y Harlem, e incluso Staten Island, pero será testimonial y es que, siento el spoiler, pero una de las primeras cosas en las que pensarás cuando estés ahí no es en lo que vas a ver, sino en lo que te vas a perder. Contra todo pronóstico, que el viaje sea satisfactorio supone casi un ejercicio budista de desprendimiento donde lo único que importa es lo que vivas, no “lo que podíamos haber hecho con un par de días más”.

Además, no queremos correr; queremos ser newyorkers, no turistas, y como lo que no es correr es andar, andemos. Lo primero dividir la isla en tres (downtown-midtown-uptown) y saber qué calles comprende cada zona. Hace tiempo que no lo miro, pero creo que comprenden de Central Park para arriba, desde Columbus Circle a la 14th midtown y de ahí para abajo, downtown. Y luego, los barrios de cada tercio. Cuando eres consciente de dónde estás, aprecias mucho mejor cómo va cambiando la arquitectura y las diferencias entre la gente de cada lugar y cómo se vive cada sitio.

A partir de aquí sólo hace falta un poco de orden a la hora de planear los días y lo que quieres hacer. Tendrás una lista de las mil cosas que te diga todo el mundo (enseguida mi aportación) y simplemente se trata de que las localices en el mapa para que, cuando te toque visitar, pongamos, Chelsea, casi sin darte cuenta acabes pasando por ahí delante. Las distancias son tan bestias que cualquier otra cosa te hará perder muchísimo tiempo en desplazamientos. Todo esto, que te estará pareciendo de completo perogrullo, verás que cobra sentido en algún momento, exactamente en ese en el que te des cuenta de que cada diez pasos te cruzas con una tienda, parque o vetetúasaber del que nadie te había hablado y que te parecerá lo más increíble de La Creación. Y así, sin parar hasta que empiecen los “no me da tiempo” seguidos del clásico “me han cerrado” o “ya no llego ni de coña”. Y está bien, porque de repente te darás cuenta de que has descubierto cosas que los demás desconocen y sentirás que quieres hacer tu propia guía de Nueva York para novatos.

Y ahora, una pequeña lista de recomendaciones.

– Si llegas de noche, ve directamente a Times Square, el sitio más turístico y exuberante de la ciudad. Es una especie de museo de la publicidad contemporánea rodeado de teatros con musicales titánicos.

-Si llegas cuando aún hay luz, ve a Midtown. Bájate en Herald Square, da un paseo por la 5ª avenida, y saluda al Empire Estate.

– Pilla un perrito de cualquier puesto y cómetelo en Bryant Park, un parque pequeño, como medio campo de fútbol, pero rodeado de edificios increíbles; uno de ellos, la biblioteca municipal (alguien dijo Cazafantasmas?). Por motivos personales, a mi ese sitio me siempre me ha dado mucha paz.

– No te estoy diciendo sitios por los que seguro pasarás como Battery Park, pero aún así tengo que insistir por si acaso en que vayas una tarde a Washington Square. A pasar el rato, sin más.

– Central Park es demasiado grande como para verlo entero, piensa más bien cuánto tiempo quieres pasar ahí. Si te da tiempo a pillar una barquita y a ponerte Rhapsody in Blue de Gershwin, no lo olvidarás en tu vida. Ah, el café del puesto de la esquina es cojonudo.

– En tu obligada visita a las alturas, el Top of the Rock gana al Empire Estate.

– De comer en plan cerder, hablemos. Pizza? Cualquiera de take away menos Sbarros. Cuanto más cutre, mejor. Hamburguesas: PJ Clarke’s (que hasta sale en Mad Men), Shake Shack (hay varios, en el de Grand Central suele haber menos cola) y 5 Guys Burger. Último gran descubrimiento: Joe Jr. Si te gusta la tarta de queso ve a Eileen’s Cheescake, por Nolita y si no te gusta, no me vuelvas a hablar en tu vida.

Si eliges bien, los bocadillos de los delis son gloriabendita y los desayunos de eggs on a roll de los puestos callejeros, también. Desayunar andando por la calle es un acto absolutamente innecesario pero a ratos querrás fliparte con que eres de allí, aviso de nuevo. ¿Acaso te estoy recomendando intentar molar gratuitamente? EXACTO

– Sobre lo que decíamos de salir de Manhattan. Cruza el puente de Brooklyn andando, coge el ferry gratuito a Staten Island y date un paseo por la universidad de Columbia en Harlem. Sé que las misas gospel de ahí son maravillosas, pero después de seis viajes aún no he tenido oportunidad de ir. Como ves, lo de las renuncias nunca deja de ser cierto.

– Si después de cruzar el puente de Brooklyn te sigue apeteciendo dar un paseo, tómate un café en el River Cafe, y si es al atardecer verás cómo se pone el sol detrás de la estatua de libertad al mismo tiempo que querrás tener pene y llamarte Don Draper. Otra opción en Brooklyn en la que ver un atardecer espectacular es en el Brooklyn Barge, por Greenpoint.

– EXTRA TIPS:
// Pilla un Uber desde el aeropuerto. En el JFK hay media hora de wifi gratis así que aprovecha. Sale más barato que un taxi: dos personas $30 hasta Brooklyn sin tener que dar tips. Eso sí, elige la opción Uber Pool para compartir el viaje.
// En el Metro, elige la opción de MetroCard semanal.
// En todos los Starbucks hay wifi, pero recomiendo comprar una tarjeta de pre-paid data para tener internet. Se consigue en AT&T o T-Mobile.
//Bájate CityMapper para calcular los trayectos y no perderte en el metro, ya que por cada vía pueden pasar varias líneas. En los andenes de Metro no hay cobertura, pero sí wifi gratis.

// Los newyorkers son muy simpáticos o muy cretinos. Lo primero gana por goleada, tanto que cuando te toca alguien borde el contraste es muy bestia. Vale, digamos que en general aquí todo es bastante extremo en lo bueno y en lo malo. Gente, clima, precios… Poniendo un ejemplo loco, por lo que te valen unos calzoncillos Calvin Klein en Century 21, no te da para comprar dos litros de leche en el supermercado. Comer en casa es prohibitivo, en la calle es realmente barato

// Compra tecnología sólo en B&H, JR, Best Buy, pero no en bazares por céntricos que estén.

Podría seguir, pero con esto está bien. Y si decides no hacer nada de lo que aquí pongo, mejor aún, así ya tendrás excusa para volver pronto. Ya me contarás tus descubrimientos.

BONUS TRACK: mírate esto, es el spot de Droga5 para Puma, el de After hours. https://vimeo.com/60179322 El sitio de los billares y el ping pong es The Fat Cat y es loputomás: la entrada son sólo $3 y siempre hay una banda de jazz en directo. http://www.fatcatmusic.org/

Cerca está el Two Bits Retro Arcade: Misfits y musicón en un sitio lleno de recreativas viejas a 25 cents. PASALO BIEN.

—–
Hey, si usas esta guía avísame en Twitter o Instagram (@nopodemosmas), que me hará ilusión.

[Escuchando: Vicious – Lou Reed]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s